Últimas Noticias

El lucro cesante de un taxista autónomo

El lucro cesante de un taxista autónomo

En España hay unos 90.000 taxis operando según datos del INE.
La mayor parte de los taxistas son autónomos y para poder desarrollar su trabajo, deben afrontar una serie de gastos fijos que sólo se pueden atender con largas jornadas laborales. Pasar mucho tiempo al volante y las particularidades y constantes cambios en la movilidad de las nuevas ciudades, incrementan considerablemente las posibilidades de sufrir un accidente de circulación, en el que tanto el propio taxista como sus pasajeros resulten lesionados.
Un accidente de tráfico, además de daños personales, puede ocasionar importantes perjuicios económicos al taxista, puesto que su elemento productivo queda paralizado y deja de producir ingresos.
Antes de tratar el lucro cesante, consideramos conveniente recordar cómo funcionan los gastos y los ingresos del taxista.


LOS GASTOS E INVERSIONES DEL TAXISTA AUTÓNOMO

El taxista tiene que llevar a cabo una importante inversión para iniciarse en el desarrollo de la profesión. Además de disponer del permiso de conducir B1, debe superar una prueba específica y contar con el permiso BTP que le habilita para conducir un transporte público, además de superar el examen del Ayuntamiento de la población en la que va a trabajar y acreditar determinados requisitos, entre ellos no tener determinadas enfermedades y contar con el correspondiente certificado médico actualizado. El taxista debe disponer de una licencia de taxi que le habilita para el ejercicio de la actividad de transporte de pasajeros en las condiciones fijadas en el Reglamento Metropolitano del Taxi y las disposiciones aplicables.

Hablemos de las inversiones


Compra de la Licencia

En estos momentos las licencias de los taxis, dependiendo de los Ayuntamientos donde operen, puede ir desde los 50.000 euros a los 150.000 euros. Para poder adquirir esta licencia, en muchas ocasiones el taxista debe solicitar un préstamo bancario que deberá ir liquidando.
Aparte deberán hacer la provisión de la amortización de esta inversión, pues en ocasiones el taxista se jubila, pero continúa desarrollando la actividad mediante un trabajador asalariado.

Compra del vehículo

Debe adquirirse un vehículo autorizado para la actividad de taxi y de hecho la mayoría de ciudades ya se exigen modelos eléctricos, híbridos o de gas, con el consiguiente incremento de precio. Difícilmente se puede adquirir un vehículo por menos de 20.000 euros y el periodo de amortización puede estar entre 7 y 10 años dependiendo del quilometraje y lo que haya podido aplicar como excedente a la amortización. Aparte debe atenderse el gasto para adecuarlo a la actividad, como por ejemplo la pintura y la adquisición del taxímetro, datafono…

Hablemos de los gastos del taxista


Autónomos

Aunque también existen asalariados, la mayoría de los conductores son autónomos. La base de cotización de los autónomos va desde los 893,10 euros hasta los 3.751,20 euros, como máximo. La gran mayoría de los trabajadores por cuenta propia eligen el límite mínimo, para pagar lo menos posible, pero aun así, se trata de un gasto fijo considerable. Los asalariados con sus tasas e impuestos y seguros sociales pueden suponer un coste de 600 euros.

Combustible

Existe gran diferencia entre modelos, gasolina gasoil, híbridos gas y eléctricos. El coste podía rondar entre los 400 y 700 euros mensuales.

Taxímetro

El precio de mantenimiento y homologación periódica podía estar en torno a los 600 euros.

Comunicación

Muchos taxistas s se organizan alrededor de una centralita o APP y estos sistemas de comunicación pueden tener un gasto de unos 140 euros por vehículo y año.

Mamparas de seguridad y otras medidas de seguridad COVID

Los taxistas se protegen con mamparas de seguridad que pueden tener un coste de 900 a 1400 euros y además el coste de mascarillas e hidrogel.

Limpieza, mantenimiento y reparaciones, ITV

Obviamente, el vehículo debe pasar por el taller habitualmente para garantizar su funcionamiento, reparación de averías o desperfectos, cambio de piezas, filtros y ruedas, etc. y pasar la ITV periódicamente. Además, la Autoridad del taxi obliga a que los vehículos se encuentren en óptimas condiciones, lo que supone gastos añadidos de limpieza.

Seguros

El seguro de los taxis es mucho más caros y ronda entre los 1.500 a 2.000 euros, ya que aparte del seguro del vehículo le incorporan otras modalidades de seguros como de Vida, Accidentes etc., ya que sino no encuentran quien los asegure.

Gestoría e impuestos

A todo ello debemos añadirle el coste de estos servicios y el pago de los impuestos.

Los ingresos del taxista

Sobre cuánto gana un taxista no tenemos una respuesta, ya que muchos tributan por módulos. Depende de la demanda, de los clientes fijos que se puedan hacer y de la suerte en los trayectos. Con los taxistas que he ido conversando durante mi vida y con la experiencia de mi padre que también lo era, he podido llegar a la conclusión que la mitad de lo que ingresan en sus carreras se destina a mantenimiento. Para ganar más de 1.600 euros hay que pasar más de 10 horas al volante. Ganar más, significa mayor dedicación y esfuerzo.


LOS IMPUESTOS DEL TAXISTA

La actividad de auto taxi es el epígrafe 7212/1 del IAE.
La mayoría de los taxistas hacen su declaración a través del sistema de módulos del método de estimación objetiva que se utiliza para calcular el rendimiento de las actividades económicas. Sobre el rendimiento obtenido con ese cálculo se tributa en el IRPF) y en régimen simplificado del IVA.
La ventaja de tributar por módulos es que no se emplea la facturación real, sino que la base se calcula a partir de una serie de datos estimados, lo que simplifica mucho la tarea contable y también reduce sustancialmente los impuestos. Sin embargo, también tiene una desventaja y es que en periodos de falta o reducción de actividad, los impuestos tampoco variarán y que en caso de sufrir un accidente que deje al taxista sin ingresos durante un tiempo, será muy difícil poder demostrar los ingresos reales dejados de percibir.

EL LUCRO CESANTE DEL TAXISTA EN CASO DE SINIESTRO

Si un taxista sufre un accidente y no es culpable podrá reclamar una indemnización por dos conceptos: los daños personales (tiempo de curación, secuelas y otros conceptos regulados) y los daños patrimoniales.
El daño patrimonial es el menoscabo o detrimento del patrimonio de una persona y puede ser de dos tipos.
El daño emergente se refiere al valor de la pérdida sufrida. Será por tanto daño emergente el coste de reparación del taxi o los gastos realizados como por ejemplo la contratación de un trabajador asalariado cuando el taxista está de baja por las lesiones. En cambio el lucro cesante es la ganancia dejada de obtener con motivo del accidente.

El lucro cesante puede generarse porque el taxi ha sufrido daños y debe repararse o también porque el taxista está de baja debido a las lesiones sufridas en el accidente. El nuevo baremo de tráfico lo define como la disminución de ingresos provenientes del trabajo.
El taxi es un elemento productivo y como tal, si está paralizado, no produce. Aunque esta conclusión es de pura lógica, las cosas no siempre son tan fáciles, pues las compañías de seguros ponen muchísimas trabas a la hora de indemnizar.
La carga de la prueba del lucro cesante la tiene el perjudicado que lo reclama. Debe demostrar que la pérdida de ganancia es real, que la ganancia se habría producido si no hubiera sufrido el accidente y que no está basada en hipótesis o lo que se ha venido llamando “sueños de fortuna”.

A ello debemos añadir que la mayoría de taxistas tributan en el sistema de módulos y es muy difícil conocer la facturación real y que las aseguradoras suelen utilizar ciertas estrategias para rebajar la indemnización lucro cesante.

Documentación para reclamar por lucro cesante

Para demostrar la existencia del lucro cesante, lo ideal es contar con un peritaje realizado por un perito o auditor para poder demostrar la cuantía y con los consiguientes documentos adjuntos de contabilidad, certificaciones, documentos y declaraciones fiscales, el perjuicio económico sufrido o beneficio dejado de percibir. De ese modo, además de poder reclamar el lucro cesante más ajustado a la realidad, también contaremos con un economista que podrá responder las preguntas que el juez o los abogados le realicen en el acto del juicio.

Tradicionalmente se han venido utilizando los certificados de la autoridad del taxi, pero tienen ciertas desventajas, siendo la principal que estos certificados se basan en unos ingresos brutos medios que generalmente son muy inferiores a lo que realmente cobra un taxista, pues la realidad es que no todos los taxistas ganan lo mismo. En todo caso, tanto si podemos como si no podemos contar con un dictamen pericial, habremos de disponer del certificado emitido por la autoridad del taxi.

El objetivo de la aseguradora siempre no pagar o pagar lo mínimo posible. Para ello se sirve de diversos argumentos que han acabado generando posiciones distintas en los tribunales.

La documentación MÍNIMA que necesitaremos es:

  • Certificado de la autoridad del taxi o anuncio publicado en el boletín de la provincia donde consten los ingresos medios del año del accidente.
  • Certificado de estancia en el taller, sellado por el taller donde se indique el día y hora de la entrada y de la salida.
  • Factura de reparación del vehículo.
  • Copia de la licencia de taxi y especificación de los días de libranza.
  • Certificado de la Tesorería General de la Seguridad Social (conforme no tiene trabajadores a su cargo).
  • Partes de baja y alta laboral en caso de que haya sufrido lesiones con baja.
  • Ficha técnica y permiso de circulación del vehículo.
  • Declaración IRPF del año anterior al accidente y año del accidente. (modelo 131).
  • Declaración del IVA del año anterior al accidente y año del accidente. (modelo 303).
En CONSULT somos especialistas en reclamación de siniestros y llevamos muchos años tramitando siniestros de taxis y autoescuelas, por lo que contamos con una dilatada experiencia para que la reclamación goce de garantías de éxito.

Ayúdanos a Ayudarte