Últimas Noticias

Reclamación de la indemnización por lesiones temporales de accidente de tráfico: interrupción del tratamiento presencial por el covid 19

Reclamación de la indemnización por lesiones temporales de accidente de tráfico: interrupción del tratamiento presencial por el covid 19

RECLAMACIÓN DE LA INDEMNIZACIÓN POR LESIONES TEMPORALES DERIVADAS DE ACCIDENTE DE TRÁFICO: TRASCENDENCIA DE LA INTERRUPCIÓN DEL TRATAMIENTO PRESENCIAL DURANTE EL ESTADO DE ALARMA POR EL COVID 19

La declaración del estado de alarma el día 14-03-2020 supuso el cierre de gran parte de los centros de rehabilitación y la suspensión del tratamiento médico presencial. El control por parte de los traumatólogos se llevó a cabo de forma telemática o telefónica, mientras que la rehabilitación se realizó mayoritariamente en forma de ejercicios bajo la supervisión de los fisioterapeutas del centro.

Los lesionados en accidentes de tráfico se encontraron de repente con que se les privaba de recibir el tratamiento más adecuado a sus lesiones, persistiendo las manifestaciones clínicas (dolor, limitaciones…) y empeorando sus perjuicios morales ante la impotencia de no poder acudir a los servicios de urgencias, ni recibir un tratamiento más completo.

Durante aquellos meses quedaba la duda de si el sector asegurador estaría a la altura de las circunstancias o si aprovecharía la incertidumbre generada por tan atípica situación, para recortar las indemnizaciones de los lesionados en accidentes de tráfico.

¿CUÁL ES LA POSTURA DE LAS ASEGURADORAS FRENTE A LA RECLAMACIÓN DE ESTE PERJUICIO?

La respuesta de las compañías aseguradoras a la hora de valorar la indemnización del siniestro reclamada por las víctimas ha sido mayoritariamente restrictiva.

Algunas compañías han optado por recortar el periodo de sanidad indemnizable (llamado perjuicio particular por lesiones temporales), hasta el momento en que se declara el estado de alarma y a cambio reconocer al lesionado con carácter de secuela, la situación clínica en la que se encontraba en ese momento. Otras compañías han optado por concluir el periodo de sanidad indemnizable en el momento de la interrupción del tratamiento presencial y no reconocer secuelas. Otras dividen el periodo de sanidad indemnizable en dos tramos, descontando el periodo del estado de alarma durante el cual el lesionado no llevó a cabo tratamiento presencial. Y podemos contar con los dedos de la mano, las compañías que aceptar indemnizar todo el periodo y las secuelas que realmente sufre el lesionado del siniestro.

¿PODEMOS RECLAMAR Y CONSEGUIR INCLUIR DE ESE PERÍODO EN LA INDEMNIZACIÓN POR EL SINIESTRO?

Todavía es pronto y no sabemos cuál será la postura de los tribunales, pero en CONSULT RECLAMACIONES defendemos que con la propia Ley de Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor (LRCSCVM) y con la jurisprudencia ya existente en otros supuestos que se pueden aplicar analógicamente, el periodo en que el lesionado no pudo recibir tratamiento presencial durante el estado de alarma SÍ puede incluirse en la indemnización y por tanto debemos reclamarlo.

Veamos en primer momento cómo define la LRCSCVM el concepto de lesiones temporales en los artículos 134 y 136:

  • Art. 134 LRCSCVM: Son lesiones temporales las que sufre el lesionado desde el momento del accidente hasta el final de su proceso curativo o hasta la estabilización de la lesión y su conversión en secuela.
  • Art. 136 LRCSCVM El perjuicio personal básico por lesión temporal es el perjuicio común que se padece desde la fecha del accidente hasta el final del proceso curativo o hasta la estabilización de la lesión y su conversión en secuela.
El legislador sólo plantea dos opciones: O la curación de la lesión o la estabilización que es el momento en que la lesión no puede mejorar y se convierte en secuela.

El lesionado en un siniestro que estaba recibiendo un tratamiento presencial que se vio interrumpido por la declaración del estado de alarma, no estaba curado ni estabilizado y por tanto, no sería ajustado a derecho finalizar el periodo indemnizable en el momento de la declaración del estado de alarma.

Por otra parte, el artículo 1.3 LRCSVM penaliza al lesionado que “abandona de modo injustificado el proceso curativo”. Una interpretación a la inversa sugiere que la sustitución del tratamiento presencial por un tratamiento domiciliario auto impartido por los lesionados y controlado por fisioterapeutas y traumatólogos, justificado además por el cierre de centros por la pandemia del COVID, bajo ningún concepto podría perjudicar a la víctima del siniestro.

Por otra parte, el artículo 1.3 LRCSVM penaliza al lesionado que “abandona de modo injustificado el proceso curativo”. Una interpretación a la inversa sugiere que la sustitución del tratamiento presencial por un tratamiento domiciliario auto impartido por los lesionados y controlado por fisioterapeutas y traumatólogos, justificado además por el cierre de centros por la pandemia del COVID, bajo ningún concepto podría perjudicar a la víctima del siniestro.

En CONSULT RECLAMACIONES consideramos que este supuesto se puede asimilar a otros sobre los que ya se ha pronunciado la jurisprudencia. Pensemos, por ejemplo en una mujer embarazada que sufre un accidente de tráfico y el tratamiento médico y rehabilitador de sus lesiones se ve interrumpido con motivo del parto. Y lo mismo se puede predicar respecto de otros casos en los que el tratamiento de las lesiones se ha visto interrumpido por otras patologías de la víctima o en los que el tratamiento se ha retrasado o paralizado debido a las listas de espera. No sería razonable que esa víctima no pudiera reclamar.

Podemos citar como ejemplos las siguientes sentencias:

Sentencia de la Audiencia Provincial de Alicante, sec. 9ª, S 06-06-2019, nº 327/2019, rec. 1126/2018: El tratamiento indicado (rehabilitación funcional , analgesia y terapia miorrelajante) es compatible con la situación de incapacidad temporal , máxime dado su estado de gestación , y este doctor declaró en el acto del juicio, en consonancia con sus informes, que consideraba que existía relación de causalidad entre esta contractura y el siniestro automovilístico, al no haber desaparecido durante ese periodo temporal debido a la suspensión del tratamiento rehabilitador por el embarazo de riesgo.

Sentencia de la Audiencia Provincial de Las Palmas, sec. 5ª, S 19-02-2020, nº 93/2020, rec. 835/2018: “Se desprende tanto que el tratamiento se suspendió por el padecimiento de un absceso en un glúteo, impedimento a todas luces involuntario, como que, tras la curación o evolución favorable de éste, la rehabilitación fue retomada. Por consiguiente, nos mostramos conforme con la ampliación del tiempo de tardanza en curar“.

Sentencia Audiencia Provincial de Tarragona, sec. 3ª, S 07-05-2020, nº 124/2020, rec. 672/2018: Como ha declarado la doctrina y en base al principio de reparación íntegra la lesionada, no tiene la misma por qué asumir las posibles consecuencias de las carencias burocráticas, falta de medios o listas de espera del Sistema Público de Salud. En este sentido se pronuncia sentencia de la Audiencia Provincial de Salamanca, sección 1, del 29 de marzo de 2019 (ROJ: SAP SA 102/2019 - Sentencia: 132/2019 Recurso: 36/2019, precisamente en un caso de retraso en el inicio de la rehabilitación . La demora en el tratamiento desde el 7 de marzo de 2013 no es imputable a la lesionada y no tiene por qué minorar la indemnización debida.

¿ES RAZONABLE QUE LAS COMPAÑÍAS ASEGURADORAS DEBAN ASUMIR LA INDEMNIZACIÓN DE ESTE PERIODO DE SANIDAD?

Las compañías aseguradoras pueden argumentar que el estado de alarma y las restricciones fueron una decisión gubernamental que no debe perjudicarles. Pero hacer lo contrario supone perjudicar a la víctima.

La pandemia COVID 19 nos ha traído mucha incertidumbre. Es lógico plantearse dudas en la reclamación, pero no podemos olvidar que nuestro sistema de responsabilidad civil se levanta sobre el principio de resarcimiento íntegro de la víctima del siniestro. Si un perjuicio no es indemnizado por el responsable del siniestro, ese daño queda sin resarcir y eso contradice el espíritu de la ley.

En CONSULT RECLAMACIONES consideramos que, además de los argumentos jurídicos expuestos con anterioridad en este artículo, hay que tener en cuenta que la asistencia sanitaria por lesiones sufridas en accidente de tráfico se presta por las compañías aseguradoras a través de los convenios de asistencia sanitaria. Los convenios de asistencia sanitaria por siniestros tienen múltiples ventajas económicas para las aseguradoras, especialmente a nivel de tarifas de los servicios sanitarios prestados y tabulados.

El sector asegurador no podía desconocer las consecuencias negativas que para los lesionados tenía el cierre de los centros adscritos al convenio. En aquel momento en que vivimos la desgracia nacional de recibir el implacable impacto de la primera ola del virus, absolutamente desabastecidos de las medidas de protección necesarias, lo que exigió el confinamiento de la población, era razonable reemplazar el tratamiento presencial en el centro por otro método. Pero desde el momento en que el sector asegurador permitió que el tratamiento de las lesiones temporales del siniestro se llevara a cabo de forma telemática, no es aceptable que a posteriori esta circunstancia sea aprovechada para recortar el periodo indemnizable. Estaba al alcance de las aseguradoras sustituir el tratamiento en los centros, por un tratamiento domiciliario. Lo que fue bueno para prestar a las víctimas el tratamiento al que las aseguradoras estaban obligadas, también debe ser válido para reconocerles su derecho a ser indemnizadas.

No es la víctima del siniestro la que haya de sufrir las consecuencias de las decisiones adoptadas por otros. El lesionado ya padeció el perjuicio físico, moral y patrimonial y eso es lo que se debe reclamar e indemnizar.

La polémica está servida. Confiamos en que nuestros tribunales realicen una interpretación favorable a los derechos de las víctimas a ser indemnizadas por todos los daños y perjuicios sufridos en el accidente.