Últimas Noticias

La caja negra de los coches: el inspector sin experiencia

La perseverancia es una gran virtud (ejemplo de caso)

LA PERSEVERANCIA ES UNA GRAN VIRTUD (ejemplo de caso)

Hoy quiero exponeros el siniestro de un motorista el cual sufrió un accidente de tráfico y resultó con lesiones. Acudió la policía al lugar del accidente y la Guardia Urbana concluyó que nuestro cliente era culpable.

Nos encargamos de ayudarle en el tema asistencial, ya que muchas veces las compañías de seguros NO informan de los derechos que tienen sus asegurados y estos no hacen uso de la garantía de Asistencia Sanitaria contratada en su póliza. Eso provoca que inicien un peregrinaje por la Seguridad Social, que en estos tiempos de pandemia suscita que los lesionados apenas sean visitados y que no hagan el tratamiento correspondiente.

Nuestro cliente sufría unas lesiones dentales considerables, y desgraciadamente el convenio asistencial privado de tráfico no da importancia a este tipo de lesiones, provocando que quede fuera del sistema hospitalario. Por ello, tuvo que visitarse por su cuenta en una Clínica Dental y no pudo realizarse todo el tratamiento porque su precio es muy elevado.

Dada esta situación, decidimos reclamar a la compañía propia las facturas abonadas y el presupuesto del tratamiento que debía realizarse nuestro cliente, ya que tiene contratada una garantía de asistencia médica por valor de 3.000€. Finalmente, tras mucho batallar y aportar toda la documentación médica necesaria, la compañía aceptó abonar el total del límite de la garantía, es decir, los 3.000€. A pesar de que todo el tratamiento tiene un valor de 7.000€, hemos conseguido que por lo menos le quede cubierto una parte y que el desembolso de nuestro cliente no sea tan elevado.

Además, realizamos la reclamación correspondiente por las secuelas persistentes traumatológicas, y conseguimos que la compañía se las indemnizara.

Con todo lo expuesto, quiero dejar claro que es importante leer y entender las garantías que tenemos contratadas y que cada cosa tiene su precio. Su propia compañía dio por cerrado todo el proceso médico, indicando que ya habían abonado todas las facturas asistenciales al centro médico correspondiente, pero dejaron de lado la problemática bucal, la cual era la más importante. Por tanto, con nuestra perseverancia hemos conseguido satisfacer los intereses de nuestro cliente.