Últimas Noticias

La responsabilidad

Gestión de siniestros y accidentes

¿QUÉ ES UNA EMPRESA DE GESTIÓN DE SINIESTROS Y ACCIDENTES?

Es aquella que se hace cargo del asesoramiento y de los trámites relacionados con un acontecimiento adverso o siniestro, para que el perjudicado pueda ser indemnizado.
Su objetivo es prestar al perjudicado el asesoramiento para que conozca sus derechos y qué es lo que puede reclamar y al mismo tiempo, realizar las gestiones necesarias para garantizar su adecuado resarcimiento.
La complejidad de la ley provoca que los perjudicados desconozcan el alcance y limitaciones de sus derechos o la importancia de poder disponer de prueba de estos para asegurar su resarcimiento. Cuando los perjudicados cuentan con un servicio de gestión de siniestros, se incrementa el número de reclamaciones y del importe de las indemnizaciones.

¿PORQUÉ PUEDO TENER PROBLEMAS CON LA GESTIÓN DE UN SINIESTRO Y ACCIDENTE?

  1. Por la interpretación en las leyes que se aplican y de los contratos.
  2. La valoración insuficiente del valor de los daños tanto lesionales, de lucros y de peritajes del tipo material.
  3. La dilatación de la resolución del caso para conseguir el agotamiento del reclamante.
  4. Rechazo de la Indemnización alegando cualquier circunstancia sin acreditarla.
  5. Rechazos del tipo cronológico, de intensidad, de exclusión, topográfico, etc.
  6. Otras ocasiones siguiendo las instrucciones concretas, buscando unos intereses determinados de ahorro de costes y de contabilización en las reservas de contabilidad del pagador.

CLAVES PARA LA RESOLUCIÓN DE SINIESTROS Y ACCIDENTES

La empresa de gestión de siniestros da apoyo al perjudicado frente a la valoración insuficiente de la indemnización por lesiones, daños materiales o lucro cesante. Asimismo, asesora al perjudicado y les da apoyo frente a los rechazos por todo tipo de criterios o por otras causas no acreditadas, posturas contundentes que suelen conseguir el abandono del reclamante, por agotamiento, pero que si se continúan y se plantean correctamente, suelen obtener el reconocimiento judicial.

La confianza entre el cliente y la empresa de gestión de siniestros es clave. El perjudicado recibe numerosa información (conocidos, internet, otros profesionales o su propia compañía aseguradora), que le puede generar confusión.

La calidad en el servicio de una empresa de gestión de siniestros es dar una respuesta rápida y una eficiente tramitación tanto en la fase inicial como en su caso, en la fase judicial, por un equipo con experiencia y profesionalidad, que pueda planificar adecuadamente determinados aspectos que potencien las consecuencias económicas de la gestión y, en definitiva, la posibilidad de obtener la mayor indemnización con los menores costes y riesgos para el cliente.

El personal experimentado que lo compone conoce las particularidades de cada expediente y sabe enmarcar su concreta actuación para llevarlo hasta su finalización con éxito.

FUNCIONAMIENTO, SERVICIOS Y ÁREAS DE TRABAJO

Una empresa de gestión de siniestros requiere un equipo multidisciplinar que ofrezca un servicio en todas las áreas y etapas de la reclamación y que disponga de sólidos conocimientos y experiencia en materia de seguros y derecho de daños.

El gerente o CEO es la persona con la más alta responsabilidad dentro de la empresa, con una visión global sobre la compañía y que le permite establecer las premisas fundamentales que orientan su actividad. Puede ser un abogado o bien un experto en seguros.

El departamento de tramitación de siniestros está compuesto por personal no jurídico, pero formado en la gestión y tramitación de siniestros. El tramitador en la gestión tiene en la organización del grupo una función transversal con una labor objetiva y con libertad de acción. Es necesaria la especialización y la formación para afrontar esta tarea, teniendo conocimiento de la normativa aplicable con el mayor requerimiento de información y la obligación a cumplir. Ha de disponer de los canales de comunicación adecuados, garantizando la fluidez de la información requerida para el caso, dirigiendo al perjudicado en la primera fase y coordinándose con el resto del equipo. El tramitador debe ser capaz de tomar decisiones y ostentar la inteligencia emocional imprescindible para su trato con el perjudicado.

El departamento jurídico está compuesto por abogados y su funcionamiento interno se asemeja al de cualquier despacho de abogados.
Los abogados del departamento jurídico son especialistas en derecho de daños y seguros, aunque la empresa de gestión de siniestros puede tener un enfoque multidisciplinar a fin de ofrecer un servicio integral. La especialización en las diferentes áreas del derecho (penal, civil, laboral, derecho de la Seguridad Social…) y la posibilidad de que los abogados especializados en cada una trabajen de modo conjunto, permiten ofrecer al perjudicado un asesoramiento y servicio integral en todos aquellos campos que se han visto afectados por el siniestro sufrido. Los letrados por su cuenta o en función de la estrategia marcada por el CEO o el director jurídico, analizarán cada caso desde una perspectiva jurídica y abordarán la reclamación por la mejor vía para defender los intereses del cliente. Se requiere asimismo que el equipo jurídico tenga inteligencia emocional, conocimientos jurídicos, conocimientos en diversas áreas (medicina, física, economía…), capacidad de trabajar en equipo con el resto de los operadores tanto de la empresa como externos (peritos médicos, técnicos, reconstructores, actuarios…), capacidad de negociación, persuasión, etc.

EVALUACIÓN BÁSICA DEL PROYECTO DE GESTIÓN DE SINIESTROS Y ACCIDENTES

Aunque cada expediente tendrá sus propias particularidades, se podría resumir en tres etapas:

1

Apertura y contratación

Exposición de la problemática por parte del posible cliente. Explicación de cómo se abordará la problemática y la proyección hacia su posible solución. Contratación de los servicios con su firma. Solicitud de la documentación necesaria (de tipo médico, de daños de pruebas graficas de pérdida económica de peritajes etc.
2

Comprobación y valoración

Se realiza una primera estimación de la posible cifra indemnizable. Adecuación documental con la reclamación previa. Si presenta complejidades, se debe seguir solicitando la acreditación necesaria para nuestro fin. Intervención de peritos, tanto médicos, como económicos para hacer la valoración global definitiva Analizar la estrategia de reclamación de ello dependerá el éxito
3

Resolución del expediente

Una vez evaluada la indemnización, se puede obtener una respuesta positiva, por la que el obligado indemniza según el importe solicitado y se cierra el expediente; una respuesta inconcreta en los casos complejos en los que se deben realizar comprobaciones e investigaciones más profundas; una respuesta negativa en la que el obligado no acepta pagar ninguna indemnización
A partir de estos escenarios, la empresa de gestión de siniestros asesora al cliente sobre las opciones que se deben barajar vía amistosa o vía judicial y le informa sobre las ventajas, inconvenientes, gastos y riesgos